domingo, 25 de junio de 2017

Crítica: Un don excepcional de Marc Webb


El director Marc Webb y el actor  Chris Evans dejan a un lado el cine de superhéroes para contar una historia menos espectacular y con menos artificios pero más real y más cercana. Una niña con una gran capacidad para las mátemáticas ha perdido a su madre y la custodia la tiene su tio, un profesor de filosofía que ha dejado su puesto en la universidad y ahora se dedica a reparar barcos. El gran talento de la niña no pasa desapercibido. ¿Qué es lo mejor para la joven Mary Adler? ¿Acudir a un colegio superior y tener una educación en la que exploten todo su potencial o tener una vida como una niña normal de su edad? No tiene una respuesta fácil; por un lado podríamos pensar que lo mejor es que tenga una educación que potencie lo que le hace especial, pero eso lo que hará será separarla de los niños de su edad y no tenga una infancia como los otros niños. No sabrá lo que es divertirse ni tener amistades con personas de su edad. La madre de Mary sabía todo eso, ella ya había pasado por algo parecido y no quería que su hija pasara por lo mismo por eso en vez de dejar la custodia a un padre ausente la dejó con su tío que iba a comprender y a hacer todo lo que crea que es mejor para la niña. La abuela que tiene una opinión completamene distinta hará todo lo posible para que tenga una educación especial y pueda seguir el trabajo que su hija no pudo terminar.


Así que por un lado tenemos una historia de hombre soltero con niño al que se le añade una trama judicial. También hay una historia romántica entre el tío y la profesora de la niña. Los juicios en el cine tienen un interés relativo así que el director hace de esta parte de la historia que pase lo más rápido posible para centrarse en lo que más importa, las relaciones entre los distintos miembros de la familia y cómo logran llegar a un acuerdo. La pareja protagonista y sobre la que cae prácticamente toda la trama prinicpal es la niña McKenna Grace y el capitán américa Chris Evans. Aunque la joven actriz tenga apenas 11 años, de hecho, hoy 25 de junio es su cumpleaños, tiene ya una gran experiencia tanto en el cine como en la televisión. El trabajo de la niña es impresionante y sabe dar la réplica a sus compañeros que tienen lógicamente mucha más carrera con ella. En estos casos no es sólo una cuestión de la actriz sino de un buen director que sabe sacar todo lo que el personaje requiere. Pero no están solos. Hay un buen grupo de actrices en papeles secudarios que dan soporte. Destacaría a Lindsay Duncan como la abuela. La hemos visto hace poco en los últimos episodios de Leftovers, también fue la crítica teatral de Birdman y Lady Smallwood en la nueva serie de Sherlock de la BBC. También está Octavia Spencer, una de las científicas de Figuras ocultas o una de las proagonistas de Criadas y señoras. Su personaje en esta película es la de la vecina que ayuda a los dos protagonistas. Tiene una gran vis cómica pero también sabe emocionarnos en las escenas más dramáticas.


Un don excepcional es una película sobre la familia, sobre cómo no siempre tomamos las mejores decisiones aunque nuestros propósitos sean los mejores. Ninguno de los personajes adultos quiere perjudicar a la niña, pero todos están perdidos así que hacen lo que creen que es mejor para ella. Cuando las posiciones son tan enfrentadas alguno tiene que estar equivocado. Mirándola es fácil preguntarse qué es lo que haríamos en su lugar. Es una historia con momentos divertidos y emocionantes, muy recomendable.

domingo, 11 de junio de 2017

Festival de cine Alemán 2017 - Dia 2 El veredicto


En el segundo día de festival sólo pudimos ver una película pero fue muy intensa. El veredicto cuyo título original es Terror es una película con una propuesta de los más original. Se nos plantea un juicio en el que hay un acusado, unos testigos, un abogado defensor y una fiscal. Oímos a los protagonistas y a partir de una breve reflexión se vota por la absolución o la condena del acusado. La gracia es que hay dos finales rodados y tan sólo conoceremos uno de los dos resultados. El caso no pude ser más de actualidad, por desgracia. Un avión que hace la ruta Berlín - Múnich es secuestrado por unos terroristas con la intención de estrellarlo en un campo de fútbol lleno de gente y provocar una masacre. Un piloto está esperando órdenes y en el último momento decide derribar el avión a pesar de que expresamente le han prohibido hacerlo. El avión cae sobre un campo de patatas y mueren todos los pasajeros, pero consigue evitar un mal mayor. Es detenido por provocar las muertes de los 184 pasajeros del avión y a espera de juicio. No es fácil enfrentarse a un tema tan delicado porque tiene mucho que ver con la dignidad del hombre, el valor de una vida y la justicia. El acusado desobedeció la orden de un superior y quizás haya ido en contra de la ley, pero en una situación tan extrema en donde no hay margen para la reflexión ¿alguno podría tomar una decisión diferente? De no haber hecho nada, en vez de llorar la muerte de 184 personas estarían viviendo una matanza de miles de seres humanos. Aunque nunca tengamos que enfrentarnos a algo así en la vida real cuando se nos plantea en el cine una cuestión como esta nos podemos preguntar si actuaríamos como el protagonista o habría alternativa. 

Ante un tema como este las posiciones suelen estar muy polarizadas y a veces no quedan sitio para los matices. Mientras que algunos estaban claramente a favor del acusado pero otros en contra. De los que estábamos en la sala la mayoría lo consideró no culpable. Pero tanto antes de la votación, que se hizo mediante un sistema de tarjetas, se produjo el debate. Normalmente la gente cuando se le plantea debatir o hacer preguntas no suele ser muy participativa, pero este no fue el caso. Incluso algunos de los espectadores se quedaron sin turno de palabra. El protagonista no contó que ese mismo debate se produjo durante el rodaje dentro del equipo y las opiniones también estaban muy confrontadas. Incluso nos aportó la opinión del autor de la novela en la que está basada la película. El hubiera condenado al acusado pero hubiera querido que el presidente lo acabara indultando. Es una posición que por un lado reconoce que lo que ha hecho va en contra de la ley, pero que por otro lado, al ser un caso excepcional y dramático no se le debería dejar en prisión. Esta es una decisión que deja la responsabilidad en otros y que no se "moja" demasiado. Tanto en el debate como en la película se hablaba de la dignidad del hombre y si se podía valorar una vida más que otras. Si existía una aritmética por la que se podía sacrificar a un número de personas por salvar a un número mayor. Eso es lo que se ha hecho en algunos ensayos clínicos en los que algunos médicos en la investigación de formas de enfrentarse a algunas enfermedades han inoculado virus y enfermedades a personas sanas. Hay momentos en los que la fiscal actuaba casi como abogada defensora. ¿Por qué no se mandó desalojar el campo de fútbol si había tiempo de sobra desde que empezaron las amenazas e incluso casi desde que el avión empezó a descender? ¿Esperaban que el piloto iba a actuar de esa forma? Tal y como actuó el piloto parece que va en contra de la normativa que dice la constitución alemana. Si no respetamos la ley ¿qué nos queda? 


Yo estoy más a favor de lo que dice la fiscal y hay una cosa que dice el acusado que no me gustó nada. Dice que tal y como están las cosas y con todo lo que ha pasado, cuando uno sube a un avión firma de alguna forma un contrato por el que es consciente de que este tipo de cosas puedan suceder. Por cuestiones de seguridad viajar en avión ha pasado de ser uno de los medios más rápidos ha ser un lugar donde hay que pasar más controles, más restricciones y hemos visto como se nos menguaban las libertades. Si después de todo esto también tenemos menos seguridad es que hay algo que se está haciendo mal. A pesar de todo mi voto fue claramente a favor del acusado. No se trata de que la vida de los espectadores del campo de fútbol fueran mejores que las de los pasajeros del avión sino que estos últimos ya estaban condenados y el responsable no era precisamente el piloto que tiró el avión. No fue quien puso a los pasajeros en esta situación sino el que tuvo que tomar una decisión y poner una solución. El responsable fue el terrorista y no mató a más de cien personas, sino que salvó a setenta mil. 


La película es intensa y aunque se nota cierta teatralidad en la puesta de escena merece mucho la pena. La película se rodó para la televisión alemana, de ahí que el juez dijera que la elección por parte de los espectadores sería por internet y por teléfono. El director de la cinta es Lars Kraumen que estrenó el año pasado una película que también tenía en su trama central un juicio, El caso Fritz Bauer. Entre los actores está el protagonista Florian David Fitz, y Martina Gedeck, que protagoniza otra de la películas de este festival, El éxtasis, y Lars Eldinger, uno de los profesores de Las flores de antaño. 

viernes, 9 de junio de 2017

Festival de cine Alemán 2017 - Día 1



En esta primera jornada si no contamos el día de la inauguración pudimos volver a ver Las flores de antaño. Por desgracia ni el director ni los protagonistas han podido venir a Madrid a hacer la presentación pero sí que contamos con la presencia de la productora con la que el público tuvo ocasión de charlar. 

Mientras tanto en la sala 3, algo más reducida se pudo ver una curiosidad cinematográfica como es Algol - Tragedia del poder. La cinta de 1918 es una restauración a partir de una copia encontrada en la filmoteca de chile. La película que consta de un prólogo y tres actos es una historia de ciencia ficción porque intervienen extraterrestres y fuerzas extrañas pero que la trama central tiene muy de realista y con un discurso que podría ser muy actual. Es cierto que la forma en que se narra no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados. Es una película muda con unos montajes imposibles y unos actores que con las referencias actuales resultarían demasiado exagerados. Quizás sea un plato demasiado extraño para el paladar del cinéfilo medio y quizás la hora a la que se ha puesto no sea la mejor. La historia que no cuenta es la de un ser de un planeta fuera de la tierra que da a un hombre un gran poder, una fuente de energía que sustituirá al carbón. Por un lado muchos se quedan sin trabajo y por otro lado tienen que pagar un alto precio por la nueva energía. Pasan los años y el poseer esta energía le da un poder que lo convierte en una de las personas más importantes. Hay conflictos sociales y luchas de poder. El control de los recursos naturales sigue siendo que provoca conflictos y guerras. 

Uno de los protagonistas este año es el director y guionista Florian David Fitz que presentó ayer El día más hermoso (Der geilste Tag) y hoy esta como protagonista de El veredicto. Como todos los años siempre hay una película comercial que busca un público mayoritario. En esta ocasión es una historia sobre dos enfermos terminales que en un último momento de valentía (o de locura) deciden marcharse a África en busca de ese día especial que sirva como colofón a sus vidas. La muerte y la enfermedad no suelen ser temas de risa, pero el director consigue darle la vuelta a la historia y lo que podría ser un drama tremendo una comedia sobre el absurdo de la vida. El compañero de la película es Matthias Schweighöfer que ya es un viejo conocido del festival. David y Matthias no se conocían antes de rodar esta película pero la aventura del rodaje les ha hecho buenos amigos y ya están preparando un nuevo proyecto juntos. Es la historia de dos personalidades opuestas que con el tiempo acaban comprendiéndose y confraternizando. Tiene muchos momentos divertidos y aunque recurra a muchos tópicos y algunas cosas que pasan se pueden prever, resulta entretenida. Los dos protagonistas están muy bien en sus roles y hay algunos planos de una gran belleza. Se nota que es una película muy cuidada en la parte técnica. Después de la proyección pudimos hablar con su director / protagonista y nos estuvo contando anécdotas del rodaje y cómo se hicieron algunas escenas realmente impactantes, como la que está colgado de una grúa y en la que pensó que acabaría chafado en el suelo. Para los que no hayan podido verla, no os preocupéis, El día más hermoso se estrenará en cines en España. 

La alternativa era Marija del director Suizo Michael Koch que debuta con este drama. Es una historia de supervivencia en la Europa actual. Una joven ucraniana trabaja en un hotel de Dortmund con la esperanza de abrir una peluquería. 

miércoles, 7 de junio de 2017

Festival de cine Alemán de Madrid 2017 - Inaguración


Después de muchos años en los cines Palafox el festival de cine alemán de madrid se muda a los cines Palacio de la prensa. Lo que si que no cambia es su espíritu al ser uno de los festivales más interesantes de cine que se celebra en la capital. Es un festival en donde podremos ver una muestra más que significativa de los nuevos realizadores alemenes, pero sin olvidarnos de algunos clásicos. Si queremos entender el cine que se hace en Alemania esta es la mejor opción. Al ser un festival abierto es difícil que cualquier espectador no encuentre alguna película que le pueda gustar. Hay cabida para todo tipo de géneros y de públicos. Desde los que buscan un cine más innovador o más transgresor, películas documentales para entender un poco mejor el mundo en el que vivimos pero también hay cabida para los más pequeños y un cine infantil. Hay también cine comercial pero que luego no siempre tiene cabida en los estrenos en salas comerciales que normalmente está copado por películas norteamericanas. Algunas sí que consiguen una distribuidora en cines, si el año pasado una de las afortunadas fue Mi vida a los 60 este año El día más hermoso se podrá ver más allá del festival. 

En colaboración con el Ghoethe Institut está la sección de Überall que a través de cuatro películas hace un recorrido de la ciencia ficción alemana. Desde una película de 1920 a una rodada el año pasado, nos cuenta a través de la imaginación un fiel reflejo de nuestro mundo. En Algol - Tragedia del poder, por ejemplo, ya se habla de la importancia de la energía y del valor de tener acceso a fuentes de energía, y eso que fue pensada a primeros del siglo pasado. Aún no había problemas con el petróleo ni guerras por el control de los recursos naturales. Aún así alguien como el director Hans Werchkmeister logró ser un visionario del tema. 



Dentro de la sección oficial hay que destacar El veredicto, una historia dramática que tiene como novedad que no tiene un final cerrado y seremos los espectadores en el propio cine los que elegiremos cómo termina. Se juzga al protagonista que se ha visto obligado a tomar una complicada decisión y que tiene mucho que ver con lo que está pasando actualmente. La película con la que abrió ayer el festival fue el drama con algún que otro toque de comedia, quizás involuntario de Las flores de antaño. Uno de los temas que vemos desarrollado de muchas formas en el cine alemán es su pasado de Nazismo. La generación de los hijos que vivieron la Segunda Guerra Mundial vive de una forma muy acomplejada su pasado, o por lo menos es lo que se transmite en su cine. Es como si no lograran de todo superar ese pasado tan oscuro. Las flores de antaño habla de ese pasado en el que un grupo de historiadores está preparando un gran congreso sobre los campos de concentración. Quieren contar con la participación de una famosa actriz que estuvo en uno pero cuando muere el profesor que había iniciado el proyecto, uno de los encargados tendrá que hacer un viaje con una becaria. El es familiar de un coronel nazi y ella es nieta de una de las víctimas del holocausto. El conflicto está servido en una película que a veces pierde el rumbo pero que por otro lado resulta necesaria porque es una forma de cerrar heridas. El pasado, por muy duro y cruel que sea, es pasado, ya no puede hacer daño, hay que aprender a convivir con el y superarlo para ser mejor personas y que todo ese horror no vuelva a suceder. 



Por delante nos quedan cinco días llenos de buen cine para disfrutar en el centro de Madrid de lo mejor del cine Alemán. 

sábado, 29 de abril de 2017

¿ Qué es ImproPicnic ?


Las tardes de los domingos suelen ser bastante aburridas y sin demasiadas propuestas, al menos hasta ahora. Desde hace unas semanas en el bar Picnic (Calle Minas 1) podemos participar de las noches de improvisación del grupo Improvisa Canalla. Normalmente los actores en su trabajo tienen la ayuda de un guión, un personaje, una acción y unas directrices. No es fácil improvisar, que de repente te planteen una situación y un personaje y tengas que desarrollar una historia. Se necesita mucha práctica y mucho trabajo previo. Resulta paradójico que para improvisar haya que trabajar y tener una preparación previa. El grupo se compone de 5 actores y un sexto ayudante que es un sombrero. Al principio del show son los espectadores los que van proponiendo títulos para las acciones, con lo que la calidad del espectáculo recae en parte en el público. Somos nosotros los que escribimos el guión que marca las historias y los temas que se van a tratar. 




A través de varios juegos se van haciendo las diferentes acciones. Cada noche son las mismas reglas, pero cada noche el espectáculo es diferente. Nunca se repetirá con lo que podemos ir todos los domingos y siempre ver algo diferente. Son acciones rápidas, ágiles y divertidas en las que se busca en todo momento la complicidad con el espectador. Al ser un espacio bastante reducido, la parte baja del bar, es fácil crear una buena compenetración entre el actor y el público. Este en algún momento forma parte del espectáculo. Uno de los juegos sitúa a dos personas en los laterales. La acción comienza y cada uno de ellos tiene que acabar las frases de los actores que tiene enfrente y estos tienen que seguir la historia con toda naturalidad. La gracia del asunto es que las frases se terminan con situaciones absurdas o complicadas de justificar y que hacen que el actor o actriz se ponga en una situación comprometida. Durante algo más de una hora se van sucediendo las improvisaciones como si de un juego se tratara, nos muestra lo que nos interesa, lo que nos apetece ver, creando una relación entre el actor y el público rompiendo esa cuarta pared que hace que existan dos realidades, la del espectáculo y la de quien la observa. El teatro suele ser un espectáculo serio y aquí es todo más ligero y más irreverente. Mientras te tomas una copa o una cerveza puedes disfrutar de un buen espectáculo. Aunque no cobran entrada no hay que olvidarse llevar alguna moneda o algún billete para colaborar con los actores para que puedan seguir con el espectáculo. Muy recomendable. 

martes, 18 de abril de 2017

Las películas, los cines e internet


Las películas nacen para ser vistas, hay quienes piensan que la forma y el lugar es lo de menos y quizás sea cierto. Ya no las vemos sólo en las salas de cine, formas nuevas de distribución hace que se consuma a través de plataformas de internet que nos permiten ver películas recientes en nuestra propia casa. Elegimos cuando y cómo verlas. Es más cómodo, ya no somos nosotros los que nos tenemos que trasladarnos a un lugar ni tenemos que adaptarnos a unos horarios concretos y también la selección es más amplia. En un cine podemos elegir entre una decena de películas, pero en cualquiera de estas páginas (Wuaki, Filmin, Netflix...) podemos escoger entre un catálogo muy amplio. Hay también algunos títulos que de no ser por la distribución por internet difícilmente llegarían a ser vistas o si consiguen una distribución es con un número tan reducido de copias que hace difícil que fuera de Madrid o Barcelona la puedan ver. El cine por internet ha facilitado el acceso a las películas. Parece que todos son ventajas pero ¿se ve de la misma forma una película una película en una sala de cine que en el salón de nuestra casa? Seguramente no. 


Aunque haya salas de cine cada vez más pequeñas y las televisiones cada vez más grandes y de mejor calidad siempre se verá mejor en una pantalla grande que en la televisión en el mejor de los casos o en el móvil o en una tablet en el peor.  Las salas de cine están en continua renovación para ofrecer mejores sistemas de audio y de sonido. Difícilmente en casa podremos ver con la misma calidad películas en 3D. El desafío de Robert Zemeckys que contaba la historia de un hombre que cruzó las torres gemelas con un cable no se disfruta lo mismo en un cine en condiciones que en el salón de nuestra casa. Es la misma historia pero visualmente no se vive de la misma manera. Aunque la gente en los cines cada vez es más irrespetuosa molestando con el móvil o hablando entre ellos la atención en nuestras casas no es la misma. Cuando nos metemos en una sala de cine sabemos a lo que vamos, a aislarnos durante dos horas y a que alguien nos cuente una historia. Fuera de esas cuatro paredes queda la realidad, y nos quedamos en una especie de limbo en donde lo único que importa es lo que vemos reflejado en la pantalla. En casa las distracciones pueden ser continuas, llamadas inoportunas, personas a nuestro alrededor que nos molestan, etc... Es más fácil distraerse y que no prestemos atención, en cambio en un cine lo único que existe es la película.


Del mismo modo que no es lo mismo ver un partido de fútbol en casa que en el campo, la experiencia del cine es distinta porque es una experiencia compartida. Las películas no sólo cuentan historias, también transmiten emociones y sensaciones y la experiencia de compartirlas con más gente hace que sea muchas veces algo emocionante y que por lo tanto se disfrute más y que no se consigue con la distribución a través de internet. La rapidez con la que nos movemos hace que la cantidad de estrenos en cine sea abrumadora. Cada fin de semana llegan casi una decena de títulos nuevos que se van acumulando con los anteriores. Las películas duran menos tiempo en cartelera y si nos despistamos con alguna película que no sea de una gran distribuidora o tenga mucha publicidad es posible que cuando queremos nos encontremos con que ya no está en cartelera. Existen plataformas por internet que ayudan a la gente a ver películas en cines organizando pases privados en los que cualquiera puede apuntarse. De esta forma estrenó Vigalondo por primera vez en Estados Unidos. Aquí en España está empezando a implantarse. Un promotor particular propone una película, un cine y una hora. Necesita un mínimo para llenar el cupo y que se pueda realizar la proyección. De este modo películas como la reciente Smoking Club puede llegar a cines más allá de Madrid y Barcelona. Se sabe con antelación que va a hablar el mínimo de personas a la proyección y aunque no se gane por lo menos tampoco se puede dinero. 



Aunque no sea algo habitual, hay proyecciones especiales que permiten una implicación mayor del espectador con lo que está viendo y que se puede hacer con películas conocidas en las que no haya que prestar tanta atención al argumento o a los personajes porque son de sobra conocidos. Con el aniversario del estreno de la película Regreso al Futuro se hizo una recreación del pueblo de Hill Valley en los años 50. La gente iba vestida de época y en el momento de volver a ver la película el espectador ya no era alguien pasivo sino que de alguna manera formaba parte de la película. Aquí en España también se ha hecho y hace unos meses se pudo ver "Los intocables de Eliot Ness" de una forma totalmente nueva. A través de la empresa Spectacular! En Junio volverán con una película con una historia muy veraniega, Dirty Dancing. Una familia se va de vacaciones a un centro de ocio. La hija descubrirá a través del baile una forma de libertad y de expresarse. Era una tonta historia de amor adolescente pero el carisma de los dos protagonistas, una música muy acertada y unos bailes memorables hace que haya podido trascender. No se tratará sólo de ver la película, ya la conocemos, ya sabemos lo que va a pasar. Lo que se va a hacer es algo más, participar y vivir desde dentro la historia de cómo Baby deja a un lado su inocencia adolescente y se convierte en toda una mujer de la mano de su profesor de baile Johnny Castle. El lugar del evento sólo se conocerá una vez comprada la entrada y nos ayudarán dándonos sugerencias sobre el vestuario y las actividades paralelas que habrá, entre ellas un espacio gastronómico. 



Internet da comodidad pero la calidad, al menos por ahora, la siguen dando los cines.

viernes, 14 de abril de 2017

El cine y Eduardo Casanova


Eduardo Casanova no se conforma con ser el actor que sale en las series de televisión. Empezó muy joven encarnando a uno de los personajes principales de la comedia Aida pero lo hemos visto en otras series como Gym Tony. Ha hecho teatro y ha participado en películas como La chispa de la vida interpretando al hijo gótico de Salma Hayek y José Mota y también lo hemos podido ver en la poco conocida Del lado del verano de la actriz Antonia San Juan. Próximamente lo veremos como secundario en La sexta alumna de Benja de la rosa y Señor dame paciencia. 


Como director (y guionista) de cine tiene la posibilidad de contar sus historias y su forma de entender el mundo. Pero frente a otras formas de expresión artística, el cine es un producto caro. Requiere muchos medios de producción y medios humanos que hace necesario mucho dinero. En varias entrevistas ha contado que gran parte de lo que ha ganado en la serie Aida lo ha invertido en sus cortometrajes. Es en el 2011 que debuta con Ansiedad, al año siguiente con Fumando Espero y Amor de Madre. En el 2014 pone en marcha una campaña de crowdfunding en la que consigue financiar en parte La hora del baño. Estaba protagonizado por Macarena Gómez y Gonzalo Kindelán. El guión estaba inspirado en la historia de Asunta Basterra, la niña compostelana a la que mataron sus padres. Para el festival Notodofilmfest hizo Eat my shit, una breve pieza de poco más de 3 minutos en la que Ana Polvorosa interpreta a una joven que tiene la peculiaridad de tener el ano y la boca intercambiadas. Recuperará este personaje de Samantha y su historia como uno de los protagonistas de Pieles. Sus últimos cortos han sido Fidel y Jamás me echarás de tí, corto realizado dentro del marco de un festival de cine patrocinado por Correos. 




En el cine de Eduardo Casanova tiene tanta importancia la historia como la forma de contarla. Recurre a muchos referentes de distinto origen para los personajes, la historia y la estética. Es un cine que se aleja totalmente del realismo y se inspira más en las vivencias y percepciones particulares de lo que está pasando. Todo está muy exagerado y se lleva todo al límite. No hay ninguna pizca de normalidad en sus personajes ni en lo que les sucede. Hay que ver estos cortos sin ningún tipo de prejuicios y entendiendo que lo que sucede es más simbólico que real, más poesía que narrativa, más sugerente que expresivo. Hay mucha gente que no ha entrado en el juego de Casanova y ha reaccionado con rechazo a sus historias. Para el el cine es algo vital, una forma de relacionarse con los demás y de expresarse. Si hay algo que hay que reconocerle es la pasión con la que habla de sus películas, la emoción de lo que le está pasando y la suerte de poder hacerlo. Es una emoción que se contagia y aunque no siempre acierte sus películas no dejan indiferente. La hora del baño me impactó especialmente. Unos padres viven atormentados porque su hijo recién nacido no para de llorar y no hay forma de calmarle. Llevan meses sin poder dormir y su relación se ha deteriorado. No son felices porque la paternidad les supera y no estaban preparados para algo así. En su mundo ideal de color de rosa se ha colado un nuevo personaje que les ha desestabilizado y les ha cambiado la vida por completo. Ellos toman la cobarde solución de acabar con la vida de su hijo. Resulta grotesco este final pero por desgracia es quizás la parte más realista del relato. Después de verlo he apreciado más a mis padres y todo lo que han hecho por mí porque afortunadamente no tienen nada que ver con los del corto. 




Alex de la iglesia entró en la vida de Eduardo Casanova primero como director y ahora como productor de su primer largo, Pieles. Desde su productora Alex de la igleisa, Carolina Bang y Kiko Martinez han dado voz a directores con sus óperas primas. Empezaron con Juanfer Andrés y Esteban Roel en Musarañas y han seguido con Los héroes del mal del actor Zoe Berriatúa. Como ya he dicho antes, en Pieles retoma a los personajes de Eat my shit y los sitúa en un contexto y desarrolla la triste historia de Samantha (Ana Polvorosa) pero también de la camarera que se ríe de ella (Itziar Castro) y que tiene una tragedia a sus espaldas. Pieles más que desarrollar una historia es una película de personajes que se van relacionando entre ellos. Son gente con peculiaridades físicas y emocionales que los hacen a contracorriente. Son diferentes y se sienten así y llevan sus peculiaridades de diferentes maneras. Algunos las asumen y otros luchan por tener una normalidad que no les haga destacar. Son como los personajes de la ultima película de Tim Burton, El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares pero llevado al extremo. Está la ya mencionada Samantha que tiene el sistema digestivo al revés, una chica que no tiene ojos, un hombre al que sólo le gustan las mujeres con deformidades físicas o un joven que no reconoce sus piernas y que aspira a convertirse en sireno. A pesar de que lo que cuenta y de que algunos momentos puedan ser desagradables el director ha optado por una estética muy cuidada en la que lo feo y lo asqueroso se muestra con una cara más amable. Casanova se ha rodeado de un reparto en el que destacan tres antiguos compañero de serie, Carmen Machi, como la madre del niño sirena, Ana Polvorosa como la chica con el ano en la boca y Secun de la rosa como el hombre con gustos peculiares. Pero no son los únicos que se han unido a la fiesta. Macarena Gómez, Candela Peña, Jon Kortajarena encarnan a los personajes con unos rasgos físicos muy peculiares, tanto que es prácticamente imposible reconocerles en pantalla. También me gustaría destacar la presencia del actor Antonio Durán "Morris" que es uno de los habituales de la televisión y cine en Galicia pero que fuera no resulta un rostro conocido. Pieles se estrenó en el festival de Berlín y también ha pasado por el festival de cine español de málaga. Ya está disponible en la plataforma Netflix en latinoamérica y en España tendremos que esperar hasta junio para verla en cines.