jueves, 6 de junio de 2019

Festival de cine Alemán 2019: Día 1




Ayer fue el primer día del festival y en general las películas que vimos no han tenido el nivel de otros años. El nivel de calidad de otras ediciones ha sido tan alto que esta primera jornada ha dejado un sabor de boca agridulce. También se echa de menos que se haya optado por proyectar las películas en las salas 2 y 3 de los cines del Palacio de la prensa que no tienen la misma calidad que la Sala 1 en donde exceptuando para la Inauguración y para la matinal de esta mañana con la película de Jim Botón y Lucas el maquinista ha quedado para las películas comerciales. De la sección paralela artificios que se realiza en colaboración con el instituto Goethe. Autocrítica de un perro burgués es una película difícil de catalogar y de definir. Debido a que está dentro de esta sección sobre la creación artística y cinematográfica podemos adivinar por dónde van los tiros, pero es tan sólo al final de la película cuando se puede uno ver algo de reflexión sobre la cuestión. Para su director Julian Radlmajer es la película con la que ha finalizado sus estudios de dirección. La película carece de una historia y de unos personajes y tan sólo queda como ejercicio estilístico. Curiosa pero que no aporta demasiado. 



El documental Belleza y Evanescencia nos habla de la época de la “movida berlinesa” tal y como se vivía en la parte comunista. La historia se centra en el fotógrafo Sven Marquardt y en dos de sus modelos más recurrentes, Dominique Hollestein aka Dome y Robert Paris. Hay una mirada nostálgica al pasado y queda la sensación de que antes todo era mejor. Seguramente en algunas cosas tengan razón. Las vidas de los tres han ido por caminos muy diferentes y mientras que Sven sigue dedicándose a la fotografía y a la docencia , Dome vive alejada de la moda y se dedica a la artesanía y a venderla por los mercados de Alemania, mientras que Robert Paris ha dejado de lado la vida bohemia y se ha centrado en su familia. Si fueran personajes más conocidos la historia hubiera llegado más, pero queda como una curiosa historia que nos muestra un pasado que ya no existe y un presente anodino. Lo más interesante las imágenes de la época de juventud de los protagonistas. 




La última de la noche y que subió un poco el nivel de la jornada es El final de la verdad. Se trata de un thriller con una historia de corrupción política protagonizada por el actor Ronald Zehrfeld. Ya lo hemos visto muchas veces en este festival demostrando una gran variedad de registros, desde la comedia juvenil Rico y Oscar, en dramas como El caso Fritz Bauer o La revolución silenciosa. Con un tono muy de película americana nos introduce en una investigación sobre terrorismo y tráfico de armas que llevará a los personajes a cuestionarse todo, sobre todo de qué bando está cada uno. La historia resulta actual e interesante y el desarrollo va generando interés. Es una película correcta que ya tiene distribución en España así que dentro de poco la veremos en salas comerciales.  Además de estas tres películas se pudieron ver El final de los tiempos (Endzeit) que es una película de terror de zombies y que volverá a poner mañana a las 21:30 junto con el corto Love me, fear me. También se proyecto La pareja perfecta y Adam & Evelyn. 
.

martes, 4 de junio de 2019

Festival de cine Alemán 2019: Inaguración



Uno de los festivales de cine más importantes de los que se celebran en Madrid llega a su edición número 21. Desde hoy que se inaugura con la película Gundermann hasta el domingo podremos ver un total de 16 largometrajes y varios cortometrajes, una muestra bastante representativa de lo que se está haciendo en el cine alemán contemporáneo. Como todos los años la programación es variada para que cualquiera puede encontrar su película. Desde películas para todos los públicos como la adaptación de la novela de Jim Botón y Lucas el maquinista hasta la cinta de terror de zombis El final de los tiempos pasando por thrillers como El final de la verdad . Además de la sección oficial está el ciclo Artificios en colaboración con el Goethe Institut que se trata de cuatro historias sobre el arte de crear, tanto en el cine como en otras manifestaciones artísticas. Viendo la programación de esta año comparada a la de otros años se echa en falta algún clásico restaurado. Una de las cosas que hacían especial este tipo de proyecciones no sólo era recuperar alguna película que se creía perdida sino porque eran representaciones únicas e irrepetibles al contar con música en directo. 


La película elegida para la inauguración es Gundermann que nos narra la vida del músico Bernard “Gundi” Gundermann.  Es una historia que mezcla de manera magistral la parte musical con la historia del protagonista. Gundermann es un hombre complejo que tiene que vivir con sus contradicciones, trabajador en una mina pero que desarrolla una carrera como músico con una banda formada por un grupo de amigos. Viviendo en la Alemania oriental sufre la represión política tanto como víctima como colaborador. Es imposible juzgarle porque las circunstancias en las que se enfrentó no fueron nada fáciles. Alexander Scheer es el actor que da vida al protagonista. Su interpretación está llena de matices y es desgarradora. También hay que valorar que sea el mismo el que interprete todas las canciones de la película. El director es Andreas Dresen y ya es un viejo amigo del festival del que pudimos ver hace un par de años El niño que vendió su sonrisa. 

Para los que no podáis verla hoy tendréis otra oportunidad el sábado a las 19:30. 

jueves, 30 de mayo de 2019

Crítica: El hijo (Brightburn) de David Yarovesky



El canon de la iglesia dan por bueno tan sólo las versiones de cuatro de los apóstoles pero existen otros considerados apócrifos que nos da un punto de vista muy distinto de la vida de Jesus. Uno de los más conocidos nos cuenta que Jesus se dedicaba a matar a los otros niños de la ciudad y los padres empezaban a mirarlos mal. Esta película nos cuenta la historia de unos granjeros de Kansas que no pueden tener hijos pero que una noche recogen a un bebé que llega de forma misteriosa en una nave espacial. Con los años el joven descubre una fuerza y unos poderes totalmente descontrolados. Esto recuerda mucho a los orígenes de Superman pero con una gran diferencia. Mientras que el canon oficial nos dice que Clark Kent / Superman es un héroe que se dedica a hacer el bien y a proteger a la tierra de otras amenazas que vienen de lugares lejanos, aquí el protagonista es malo y sus planes no tienen nada de protectores. En la película no hacen ninguna mención al planeta de origen ni a las circunstancias en la que este ha llegado a nuestro planeta. La historia está contada a través de los ojos de los padres y la información que tenemos sobre el niño es la misma que ellos. 



El hijo no se ajusta al patrón de películas de héroes y villanos a los que estamos acostumbrados. Nos mete en la vida de la familia Breyer y en la transformación de su hijo de un adolescente inocente en alguien completamente siniestro. La historia nos va narrando ese proceso en el que el niño empieza a descubrir su verdadera naturaleza y darse cuenta de que no es como los demás. Para los padres todos los hijos son especiales aunque este lo es por otras cuestiones. Por un lado esta lo que es, un extraterrestre que ha venido a la tierra con una misión, pero por otro lado ha sido criado por unos buenos padres que le ha educado en unos valores más humanos. Ese conflicto entre naturaleza y educación laten a lo largo de la historia y son la base del conflicto. El tono de la película es realista, casi como un drama familiar y los elementos fantásticos son bastante puntuales.  Hay momentos en los que destaca por su violencia explícita y sobre todo  impacta porque es ejercida por un adolescente, nada que no hayamos visto antes. Incluso una cinta española como ?¿Quién puede matar a un niño? tenía escenas con una gran violencia. Además de la historia y de una buena dirección uno de los puntos fuertes de la película es el trío protagonista. Tanto el joven actor que da vida como los padres. La película funciona como de iniciación, como hemos visto en otras ocasiones en la que nos enseñan cómo surgen los héroes, en este caso un villano y aunque pueda quedar como una única película, la historia da para dar a conocer más sobre este personaje. Uno de los responsables de la película, que se reserva las tareas de producción es James Gunn el director de las dos primeras películas de Los guardianes de la Galaxia. Recomendable. 


martes, 9 de octubre de 2018

Crítica: La sombra de la ley de Dani de la Torre



Tres años después de su debút con el largometraje El desconocido, Dani De la Torre vuelve con un thriller que nos lleva a la barcelona de los años 20. Ha pasado de una historia muy pegada a la actualidad con un par de personajes de gran relevancia a una historia que aunque en el pasado tiene una lectura muy actual. Es una historia más coral en la que todos los personajes tienen un momento en el que destacan. La historia nos cuenta un momento histórico relevante en el que se mezclan la lucha de los poderosos por mantener su situación, la guerra de mafias y las reivindicaciones de los trabajadores por unas condiciones laborales justas. Es una historia con altas dosis de violencia en la que caen todos los personajes. Es importante el punto de vista desde el que se cuenta la historia para distinguir a los buenos de los malos, pero aquí es bastante complicado porque son personajes llenos de matices. 



Uno de los puntos fuertes de la película es la recreación de la Barcelona de los años 20, tanto en cuanto al vestuario como en cuanto a los decorados. Realmente uno se siente dentro de la acción. Los actores han comentado que tal realismo les ha ayudado a la hora de interpretar sus personajes. Hasta los más pequeños detalles están muy cuidados. Eso hace que la película gane en realismo. Tiene una producción mucho más compleja que su primera película, más medios y más presupuesto. Visualmente resulta tan impresionante que ya este es un motivo más que suficiente para verla. La historia gana en complejidad, hay muchas más tramas y más personajes. Aunque hay un hilo conductor que es lo que vértebra toda la historia. Salvando las diferencias hubo momentos en los que me recordaba a la película de Garci Holmes y Watson. Madrid Days. La incomprendida película del director madrileño buceaba en la forma que tiene de llegar el progeso y los cambios no a través de acciones pacíficas sino mediante la violencia. Hay muchos personajes y mucha acción pero aún así hay momentos en los que el ritmo falla y se haga en algunos momentos un poco tediosa. Hubiera funcionado mucho mejor como una miniserie en la que abordar a los personajes y las historias con mayor detalle y hacerlo todos más digerible. 



En una película como esta los actores tienen un peso muy importante. Aquí encontramos una buena selección de actores. Luis Tosar encabeza la historia pero está arropado por Michelle Jenner, Manolo Solo, Paco Tous, Jaime Lorente o Ernesto Alterio. Para pequeñas apariciones y personajes anecdóticos ha utilizado actores que son muy conocidos para el público gallego como Ricardo de Barreiro o Covadonga Berdiñas.



jueves, 4 de octubre de 2018

Crítica: Venom de Ruben Freischer



El año pasado se estrenaba Life (Vida) en la que unos científicos encontraban una nueva forma de vida en el espacio que en un principio parecía inofensiva pero que acababa siendo letal para la tripulación. Siento por el spoiler pero acababa sobreviviendo y llegaba a la tierra. Cuando se estrenó esta película se comentó que bien podría ser una percuela de Venom porque el argumento podría encajar aunque al final no ha sido así. No conozco los cómics de Venom y tan sólo lo conocía del cine, de ser uno de los personajes de la tercera película de Spiderman que dirigió Sam Raimi. En un primer momento, al conocer esta nueva historia me sorpredió que el protagonista absoluto fuera Venom y que Spiderman no apareciera por ningún lado. Se trata más de una cuestión de derechos de imagen que ya no tiene Sony que de una decisión creativa. El caso es que Venom toma el protagonismo aunque dejándonos claro que no es el único simbiótico que va a aparecer en la película. 



El actor protagonista es Tom Hardy. No es frecuente verlo como cabeza de cartel absoluto y aquí tiene una gran responsabilidad. Es el héroe que tiene que convivir con Venom como en una especie de Doctor Jeckyll y Mr Hyde modernos. Es un periodista que buscando información de una compañía con una ética más que cuestionable acaba encontrándose sin querer con el simbiótico. Ya lo que sucede luego son casi dos horas de momentos de gran comicidad y escenas de acción. Para rebajar la tensión entre escenas de acción y para buscar un publico más juvenil la película tiene bastantes momentos de humor, una faceta que no habíamos visto anteriormente en este actor. Siempre ha sido el antihéroe duro y aquí muestra sus debilidades y que tras una fachada imponente hay alguien con problemas. Las escenas de acción son impresionantes y están muy bien hechas. El personaje de Venom daba para una historia un poco más truculenta y con momentos más gores. Todo apunta a que esto puede suceder en la secuela. El personaje femenino de la historia, que esperemos que en la secuela, si es que se llega a hacer, tenga una mayor relevancia, es el de la abogada interpretado por Michelle Williams. Se nota lo completamente deshubidada que está en una película como esta. 



Las perspectivas que tenía no eran demasiado altas y aunque no me ha entusiasmado especialmente tampoco es el despropósito que dicen algunos críticos. Es una película entretenida para un público no demasiado exigente. Eso es lo que pasa cuando gastas más recursos en los efectos especiales que en un guión con una historia realmente brillante. La película cuenta con dos escenas postcrétidos que son muy recomendables de ver. El que se quede a los casi 10 minutos de títulos con los nombres de todos que se dedicaron de dar vida a Venom y sus amigos extraterrestres aparecerá algo que realmente merece la pena. 

sábado, 4 de agosto de 2018

Crítica: Los increibles 2 de Brad Bird



Catorce años después de la primera entrega de los increíbles llega esta inesperada secuela. La historia comienza justo donde se había terminado la anterior, con la familia de superhéroes unidos y con la llegada de una nueva amenaza en la ciudad. Los superhéroes son personas que tienen capacidades especiales que ponen al servicio del resto de los humanos, pero eso no significa que no puedan compaginar una vida privada. Tienen familia y tanto la primera película como esta giran en torno a la forma que tienen que tener para compaginar ambos mundos. Si en la primera película la historia se centraba en Mr increible en esta segunda el peso de la trama la tiene la mujer. Todo cambia pero la esencia es la misma. Es una película que funciona como una película de acción con unas escenas realmente impresionantes que serían prácticamente imposibles de hacer en acción real, una película familiar porque aunque trata temas complejos lo hace para que impresione a los más jóvenes sin que los mayores se aburren. Hay muchas referencias que los niños pasarán por alto pero que están pensadas para que el público de más edad las entienda. 



Es una secuela que está pensada para los fans de la primera parte, porque aparecen prácticamente todos los personajes de la anterior haciendo de las suyas. Aunque la gran revelación de ésta segunda parte y el que ha ganado un gran protagonismo es el bebe Jack Jack. Ha pasado de ser un personaje secundario a un pequeño héroe que está descubriendo cuál es su rasgo que lo hace especial. Los poderes de su familia tiene mucho que ver con la personalidad de cada uno, el padre es la fuerza porque como cabeza de familia es el que tiene que protegerlos a todos, la madre es la elasticidad porque es la que tiene que amoldarse a su familia. El hijo mayor es la fuerza y la hija la invisibilidad porque es cómo se siente. Quizás por el momento en el que se ha hecho esta secuela en el que la sociedad está empezando a tomar conciencia del papel de la mujer y de la necesidad de tener su propia voz, Los increíbles 2 da un mayor protagonismo a Elastic Girl que en su voz original sigue siendo la de Holly Hunter. Ella será la encargada de librar la gran batalla contra el villano de turno. 

Una digna secuela que hace honor a otras grandes películas de Pixar. 

sábado, 23 de junio de 2018

Crítica: Whitney de Kevin Macdonald



Vemos a los artistas y sus vidas como algo idealizado, no somos conscientes de que detrás de las apariencias hay vidas como las de muchos de nosotros. Hay alegría pero también sufrimiento, y esto es lo que nos cuenta este documental. Nos acerca a la figura de Whitney Houston, una de las grandes artistas del siglo pasado. Desde unos orígenes humildes hasta un final demasiado doloroso y en medias una carrera que la convirtió en una de las cantantes de más éxito. El director nos cuenta la vida de la cantante a través de las personas que más le han conocido, su familia y amigos que nos hacen un retrato muy íntimo y personal. Nos muestra que hay una dualidad, existía Whitney que era la que se subía a los escenarios y Nippi, la chica familiar a la que le gustaba llevar una vida hogareña y tranquila. Como suele pasar cada uno cuenta la historia como la ha vivido con lo que hay contradicciones. Hay testimonios controvertidos como el de su exmarido o de sus hermanos. Su familia tuvo un gran peso en la vida de la cantante. No sólo compartían con ella su vida personal sino que también compartía con ellos sus éxitos. A prácticamente toda su familia la tuvo en plantilla, iba con ellos en las giras y aunque no tenían siempre una tarea concreta al menos tenían una nómina. Es evidente que no se puede hablar directamente con la artista pero la película incluye imágenes inéditas de vídeos privados realizados durante las giras y en momentos más personales.




Apenas conocía la vida de Whitney y ha habido muchas de las cosas que se cuentan que me han sorprendido y que seguramente no se había contado antes. Es famosa y conocida la relación que tenía con su marido Bobby Brown. Siempre se ha dicho que la maltrataba y que la había metido en el mundo de las drogas. No es que en el documental se niegue esto pero se matiza y se cuenta seguramente con más rigor. Por otro lado también se cuentan historias hasta ahora no conocidas que nos ayudan a entender el personaje. Para la comunidad negra fue alguien muy importante. En un país que tiene un pasado (y un presente) muy racista que alguien negro consiga sobresalir, triunfar es algo que ha abierto puertas a un mayor reconocimiento de una población plural. El racismo es una lacra que todavía sigue presente en la realidad de un país como Estados Unidos. Figuras como las de Whitney hacen que la percepción vaya cambiando aunque sea poco a poco. Aunque lo principal de la historia sea Whitney Houston también hay que tener en cuenta las circunstancias en la que ella vive. 




Uno de los puntos fuertes del documental es que podremos disfrutar de su música a lo largo de toda la película. Parece una tontería pero no es lo habitual. Los derechos de autor de las canciones suelen ser tan altos que algunas producciones no se los pueden permitir. Esto también pasa en otro tipos de documentales como el que se hizo de El día de la bestia que no incluía ninguna escena de la película original y tuvieron que conformarse con imágenes del Making off y otras sacadas durante el rodaje. Esto hace que Whitney sea una buena oportunidad de disfrutar de sus grandes éxitos.