sábado, 2 de noviembre de 2013

Crítica: Al final todos mueren de Varios

AL FINAL TODOS MUEREN

 


Título Original: Al final todos mueren Directores y Guionistas: Javier Botet, Roberto Perez Toledo, Pablo Vara y David Galán Galindo Intérpretes: Manuela Vellés, Elisa Mouliaá, Macarena Gomez, Andrea Duro, Javier Botet, Andrea Ros, Alejandro Albarracín, Ismael Fritschi, Miguel Angel Muñoz, Javier Coll, Laura Díaz, Vanesa Escribano, Javier Fesser, Dani Herrera, Sara Martinez, Jonathan D. Mellor, David Mora, Daniel Pérez Prada, Teresa Soriano Ruano, Juan Trueba y Javier Zapata Distribuidora: 39 escalones Fecha de Estreno: 31/10/2013


Las películas de episodios suelen ser problemáticas porque en general más que un largometraje se tratan de varios cortometrajes unidos en donde hay historias que realmente fascinan y otras que aburren, estoy pensando ahora mismo en Historias de New York en la que Woody Allen, Francis Ford Coppola y Martin Scorsese dirigían una de las tres partes y pasaba de una brillante historia, una aburrimiento pseudointelectual a una historia extraña que no parecía contar nada. Hay películas más equilibradas como Four Rooms en donde no hay una diferencia tan grande entre una parte y otra, además el hecho de que haya un personaje común que esté presente en todas ayuda a dar una mayor coherencia. En este caso sí que existe una unidad y un planteamiento común. La tierra se enfrenta a un meteorito que destruirá todo y hará que desaparezca la humanidad. Cada uno de los cuatro directores tienen una personalidad bien marcada y una trayectoria y a partir de ese punto de partida han escrito una historia acorde a su estilo narrativo. Pero las historias no son islas que no tienen nada que ver unas con las otras, de alguna forma se relacionan e interactúan dando una mayor unidad al proyecto y que el resultado sea mejor. No me puedo olvidar de mencionar un prólogo y un epílogo en tono de humor que dirige Javier Fesser y que nos presenta a dos cosmonautas que son espectadores privilegiados del fin de la vida del hombre en la tierra.


Tenemos una primera historia dirigida por Javier Bonet, más conocido por su trabajo como actor en la que encarna a un psicópata con una meta. Que se vaya a terminar la vida humana no le viene demasiado bien porque uno de sus objetivos de terminar su macabra obra, hacerse famoso y ser reconocido no se va a realizar. Tiene una última victima que hará todo lo posible para huir y pasar los pocos días que les quedan a todos rodeados de amor con su familia; pero si algo caracteriza a una personalidad psicópata es su incapacidad de empatizar con la víctima por lo que se crea entre los dos un interesante juego de fuerzas. Se supone que es J, el psicópata el que tiene el control de la situación, pero en un momento así de debilidad la situación puede cambiar. Para Javier Botet no es su debut detrás de las cámaras ya que ha dirigido varios cortos. Sin duda es un comienzo fuerte para la película y que nos hace querer ver más.


La historia de Roberto Pérez Toledo tiene como eje central el amor. En muchos de sus cortos y en su primer largometraje, Seis puntos sobre Emma veíamos que el eje de las historias es ese complicado mundo de las relaciones humanas. Gente que expresa sus sentimientos, su amor, su odio, personas que los ocultan por miedo al rechazo, historias de amor que empiezan, otras que se acaban. En un escenario como en el que plantea la película en el que ya todo va a acabar y no hay tiempo para seguir fingiendo Pérez Toledo nos habla de personas que perdiendo el miedo al rechazo deciden dejar a las parejas con la que están pero que no aman y declararse a la persona a la que aman de verdad sin pensar en las consecuencias. Esto es de lo que trata también la historia anterior, si todo va a terminar y no vas a poder terminar con tu proyecto, ¿de qué sirve matar a la chica? El guión está bien así como la dirección, si tuviera que ponerle una pega es algún fallo en el reparto en el que hay alguna interpretación que desentona demasiado con el resto.


La tercera historia no sitúa en una cena de amigos que están preparándose para “celebrar” el final de los días, cuando de repente aparece una chica herida de bala con unas entradas a un refugio en el que habría una posibilidad de salvarse del fin del mundo. La chica está moribunda y si no hacen nada al respecto morirá y podrán quedarse con esas entradas y salvarse. Pablo Vara, director de este fragmento nos plantea preguntas interesantes, ¿qué estaríamos dispuestos a hacer para salvarnos? El instinto de supervivencia está ahí, pero ¿seríamos capaces de dejar morir a alguien si con ello pudiéramos salvarnos? Es complicado responder porque las circunstancias en las que están los personajes son muy extremas y uno no sabe seguro cómo puede reaccionar. Es una historia muy dramática y muy intensa que consigue sacar unas grandes interpretaciones de actores como Miguel Ángel Muñoz o Macarena Gómez.


La historia final escrita y dirigida por David Galán Galindo rompe el dramatismo de la anterior para presentarnos el fin del mundo de una forma menos dramática. El héroe es el propietario de una tienda de cómics (y también licenciado en filosofía) que decide afrontar el fin rodeado de lo que más quiere, sus cómics y junto a su perro. Una vez dentro se encuentra a una chica a punto de dar a luz ¿Para que hacer que nazca este niño si está condenado a morir pocos minutos después? Galán utiliza la comedia como una forma de hacer más accesible temas y reflexiones muy serias como la relación entre nuestras vivencias y la ficción, el sentido de la existencia o la vida que de otra forma pudieran ser demasiado áridas. Ya en otros trabajos se ha visto que el humor es la mejor forma de enfrentarse a un mundo triste que no nos guste. Late en él un alma de filosofo que ojala siga desarrollando en próximos trabajos. Con el vendedor de cómics ha creado un gran personaje que podría desarrollar más en una precuela ya sea en formato cortometraje o si le dejan en un largo porque tiene muchas posibilidades. Pronto veremos su nuevo trabajo en otra película de episodios de temática de ciencia ficción Pixel Theory mientras sigue presentando sus cortos como La apuesta de Pascal.



El único objetivo de esta reseña es que el que la lea se anime a ir al cine a verla porque no os va a defraudar ya que es una de las propuestas más interesantes y arriesgadas desde hace mucho tiempo. 

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario