jueves, 18 de febrero de 2016

Crítica: Deadpool de Tim Miller


Deadpool podría haber sido un alumno de la escuela de mutantes del profesor Xavier pero es demasiado irreverente, demasiado indisciplinado para seguir las normas de la casa. Después de una breve aparición en la primera entrega en solitario de Lobezno consigue su película como protagonista. No he leído muchos comics de Marvel así que no conocía a este personaje aunque no necesita presentación. El mismo cuenta su historia y su inicio y cómo se convierte en superhéroe es mucho más interesante que otros que hayamos visto como Spiderman al que ya hemos visto demasiadas veces la aburrida historia de la araña o cómo en Batman un ladrón mata a sus padres. Wade Winston Wilson, antes de conseguir su enorme fuerza y capacidad de regeneración, es un tipo que se dedica a dar palizas por encargo, un matón que se mueve entre lo peor, hasta que se enamora y conoce lo bueno de la vida al lado de un ex prostituta y bailarina exótica. Pero la buena vida no puede durar demasiado así que un combinado de tumores le condena a una muerte segura hasta que un extraño personaje le hace una propuesta que no podrá rechazar. Si se somete a un experimento del gobierno podrá salvar su vida; y efectivamente así es, todos los cánceres que tiene se le curan pero a cambio de tener un aspecto de lo más desagradable. Así que a partir de ahora lo que le va a guiar es la venganza con quien le hizo eso y que cree que puede devolverle a su aspecto anterior. La película está llena de persecueciones en carretera, golpes, ataques y peleas de lo más molonas.


Pero DeadPool no es el típico héroe ni esta la típica película de superhéroes. Ya desde los títulos de crédito de inicio vemos que todo está cargado con mucho humor y mucha ironía. Con la gravedad y la seriedad que se toman muchos con sus personajes y sus historias es de agradecer que en algún momento alguien se lo tome un poco a guasa. Nos hace cómplices de su vida y nos la cuenta directamente. Deadpool es desacarado, insolente y con mucha mala baba y con quien es más duro y más crítico es precisamente con el actor que lo interpreta, Ryan Reynolds. Desde bromas que sólo entenderán aquellos que conozcan un poco su carrera a referencias a su nula capacidad como actor, algo que no debería estar en entredicho. Una película tan complicada para un actor como fue Buried (Enterrado) no la hace cualquiera. También hace referencia a uno de sus fracasos recientes como la adaptación de Linterna verde cuando pide que su nuevo traje no sea ni verde ni animado. Pero DeadPool es más que Ryan Reynolds peleándose y haciendo chistes, también es una historia de amor que por supuesto no es nada convencional. Morena Baccarin es la chica de la película y ya sólo por verla merece la pena pasar por taquilla. La que fuera la nueva diana en la nueva serie V y la esposa de Homeland viene con mucha fuerza encarnando a una gran mujer que robará el corazón de DeadPool. Ella será lo que motive a nuestro protagonista a vengarse para recuperar su amor, si es que alguna vez lo ha perdido. Sus escenas juntos son espectaculares, llenas de pasión, amor y como el resto de la película mucho humor.



Frente a la espectacularidad de las series de Vengadores y X-Men que no digo que no estén mal, un toque de aire fresco como el que nos propone DeadPool no está nada mal. He leído que el presupuesto de esta película es el mismo que lo que se gastan en el catering de cualquiera de la saga de X-Men. Sin tantos efectos especiales ni visuales ni con tantas caras conocidas han logrado hacer una película de superhéroes realmente brillante. Esperad a que terminen los títulos de créditos finales porque hay sorpresa en la escena posterior. Realmente divertida y un homenaje a una película mítica.  Me temo que casi todas las copias serán en versión doblada pero si tenéis la oportunidad de verla en VOSE id a verla porque  los chistes estarán mejor traducidos y seguramente harán más gracia. Más que recomendable. 

1 comentario:

  1. Por favor es profesor Xavier, con V... no con b....

    ResponderEliminar