miércoles, 7 de junio de 2017

Festival de cine Alemán de Madrid 2017 - Inaguración


Después de muchos años en los cines Palafox el festival de cine alemán de madrid se muda a los cines Palacio de la prensa. Lo que si que no cambia es su espíritu al ser uno de los festivales más interesantes de cine que se celebra en la capital. Es un festival en donde podremos ver una muestra más que significativa de los nuevos realizadores alemenes, pero sin olvidarnos de algunos clásicos. Si queremos entender el cine que se hace en Alemania esta es la mejor opción. Al ser un festival abierto es difícil que cualquier espectador no encuentre alguna película que le pueda gustar. Hay cabida para todo tipo de géneros y de públicos. Desde los que buscan un cine más innovador o más transgresor, películas documentales para entender un poco mejor el mundo en el que vivimos pero también hay cabida para los más pequeños y un cine infantil. Hay también cine comercial pero que luego no siempre tiene cabida en los estrenos en salas comerciales que normalmente está copado por películas norteamericanas. Algunas sí que consiguen una distribuidora en cines, si el año pasado una de las afortunadas fue Mi vida a los 60 este año El día más hermoso se podrá ver más allá del festival. 

En colaboración con el Ghoethe Institut está la sección de Überall que a través de cuatro películas hace un recorrido de la ciencia ficción alemana. Desde una película de 1920 a una rodada el año pasado, nos cuenta a través de la imaginación un fiel reflejo de nuestro mundo. En Algol - Tragedia del poder, por ejemplo, ya se habla de la importancia de la energía y del valor de tener acceso a fuentes de energía, y eso que fue pensada a primeros del siglo pasado. Aún no había problemas con el petróleo ni guerras por el control de los recursos naturales. Aún así alguien como el director Hans Werchkmeister logró ser un visionario del tema. 



Dentro de la sección oficial hay que destacar El veredicto, una historia dramática que tiene como novedad que no tiene un final cerrado y seremos los espectadores en el propio cine los que elegiremos cómo termina. Se juzga al protagonista que se ha visto obligado a tomar una complicada decisión y que tiene mucho que ver con lo que está pasando actualmente. La película con la que abrió ayer el festival fue el drama con algún que otro toque de comedia, quizás involuntario de Las flores de antaño. Uno de los temas que vemos desarrollado de muchas formas en el cine alemán es su pasado de Nazismo. La generación de los hijos que vivieron la Segunda Guerra Mundial vive de una forma muy acomplejada su pasado, o por lo menos es lo que se transmite en su cine. Es como si no lograran de todo superar ese pasado tan oscuro. Las flores de antaño habla de ese pasado en el que un grupo de historiadores está preparando un gran congreso sobre los campos de concentración. Quieren contar con la participación de una famosa actriz que estuvo en uno pero cuando muere el profesor que había iniciado el proyecto, uno de los encargados tendrá que hacer un viaje con una becaria. El es familiar de un coronel nazi y ella es nieta de una de las víctimas del holocausto. El conflicto está servido en una película que a veces pierde el rumbo pero que por otro lado resulta necesaria porque es una forma de cerrar heridas. El pasado, por muy duro y cruel que sea, es pasado, ya no puede hacer daño, hay que aprender a convivir con el y superarlo para ser mejor personas y que todo ese horror no vuelva a suceder. 



Por delante nos quedan cinco días llenos de buen cine para disfrutar en el centro de Madrid de lo mejor del cine Alemán. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario