jueves, 6 de noviembre de 2014

Crítica: Blue Lips



Blue Lips es una propuesta en la que seis jóvenes directores nos cuentan la vida de seis personajes que por diversas circunstancias acaban en Pamplona el día del chupinazo que pone comienzo las fiestas de san Fermín. Son seis personajes que cada uno viene de una parte del mundo y que en principio poco tienen que ver el uno con el otro. Tenemos a una chica hawaiana que busca unos días de vacaciones con su novio, un periodista estadounidense y un fotógrafo italiano que van a hacer un reportaje a una estrella retirada del futbol, una adolescente argentina que va a tratarse de una grave enfermedad y una mujer mayor que va a arreglar unos papeles de su difunto marido. Cada uno de los directores se centra en uno de los personajes pero no se tratan de seis cortos unidos o de varios fragmentos que forman un todo sino que tiene una unidad y una coherencia interna que carecen otro tipo de películas parecidas. Hace algo más de un año hablábamos de Al final todos mueren en la que cuatro directores abordaban el fin del mundo con una historia que dividían en cuatro y con un tono diferente, cada director aportaba su peculiar visión con lo que había partes que podían gustar más que otras. Este creo que es el gran acierto de Blue lips que han sabido unirse y dirigir una película entre todos. Pero más allá de la parte formal de lo que nos habla Blue Lips es como unos personajes afrontan un momento complicado de sus vidas ya que tienen que tomar decisiones que cambiarán totalmente el rumbo de estas además de cómo personas culturalmente tan distintas se ven obligadas de alguna forma a entenderse y empatizar. Las personas por muy diferentes que podamos ser en apariencia tenemos mucho en común. En este sentido podemos decir que hay una buena sintonía entre la forma y el contenido porque van por la misma dirección, a crear vínculos entre personas diferentes y a demostrar que hay más cosas que nos unen que las que nos diferencian, que todos tenemos las mismas preocupaciones aunque las provoquen distintos problemas y que por mucho que nos vayan mal las cosas siempre encontraremos la ayuda de alguien.  De una forma sencilla y sin grandes pretensiones la película acaba contando cosas muy importantes.



Los seis directores son Daniela de Carlo, Julieta Lima, Gustavo Lipsztein, Antonello Novelino, Nacho Ruipérez y Ricarlo Nobou Shima. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario