jueves, 1 de diciembre de 2016

Crítica: La pasión de Agustine de Léa Pool



Hay una frase que sale en el cartel de esta película que me dejó completamente impactado y es un extracto de un crítico del 20 minutos que dice que esta es "la nueva sister act". Imagino que lo haría con la buena intención de que la gente se animara a verla ya que aunque sea para pasar una tarde entretenida la película de monjas de Whoppy Golderg es una buena reomendación; pero aparte de que las protagonistas sean monjas en un convento y que la música sea una parte importante de la historia, ambas películas no pueden ser más diferentes. La acción se sitúa en Canadá en un convento que es un colegio femenino en donde tienen un buen programa músical. El aprendizaje de la música es lo que las hace diferentes y por lo que se valora en la comunidad. Las monjas de la película, a las que no les gustan demasiado los cambios, viven en una época de movimientos en el país por un estado más laico en donde la presencia de la religión en los colegios se disminuya. Los padres están empezando a llevar a sus hijos a colegios públicos gratuitos en vez de colegios privados católicos. Aunque sea un colegio de la iglesia lo que les mueve es la música y esa independencia les hace que la congregación de la que dependen no las vea con buenos ojos. 


La película empieza con la llegada al colgio de la sobrina de la directora y con una serie de cambios que la congregación quiere hacer para acercarlas a la época en la que viven. Hasta hace no tanto las misas se daban en latín y pensando más en las tradiciones que en seguir a los feligreses. La ropa también es importante, esos habitos que las tapaban completamente las apartaban del resto del mundo. La música es algo que les acerca. Sister Act era claramente una comedia bastante familiar con alguna que otra salida de tono, todo muy americano, en cambio esta película no tiene un género tan definido. Se mueve entre el drama y la comedia de una forma más natural. Nos muestra la vida de unos personajes y sus conflictos, sus alegrías y sus penas y es normal que haya momentos de euforia y alegría, con momentos de tristeza. Aunque no sea el tema principal de la película sí que se toca el tema de la independicia de la mujer con la historia de una de las monjas que decide tomar los hábitos para salir de su familia sin tener que casarse y estar bajo el yugo de un marido. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada